Chat GPT, una inteligencia artificial que podría cambiar al mundo

El avance de las inteligencias artificiales (IA) no se detiene y ahora ha incursionado en áreas que abren nuevas posibilidades. El “ChatGPT” es lo más novedoso de estas herramientas, pues ha llamado la atención por su capacidad de creación.

 

Esta IA es un chat que funciona con base en un sistema de lenguaje GPT-3.5. Sus funciones se relacionan a todo lo alusivo al lenguaje, entiéndase traducción, redacción, conversaciones y la elaboración de tareas más complejas.

 

Una tarea escolar, un ensayo de 1,000 palabras, un guion, un cuento o simplemente una conversación, la baraja de posibilidades de este chat automatizado es amplia.

 

 

Basta con plantear una interrogante y, si se requiere algo específico, agregar detalles para que este bot nos dé una respuesta simple o compleja. Ha sido entrenada para mantener conversaciones, lo que a su vez le da la capacidad de aprender más opciones y formas de responder, dando argumentos mejor sustentados y elaborados.

 

Su programación le da la facultad de expresarse de manera fluida sin que se note que es un sistema automatizado, dicho de otra manera, no se puede distinguir si un escrito fue hecho por el robot o por un ser humano.

 

Como toda tecnología, tiene márgenes de error y operación. Dentro del mismo chat se advierte que muchos de sus datos y facultades están limitados por su programación, es decir, es probable que no contenga información generada antes de su creación (2021), o que los datos arrojados no sean verídicos.

 

 

Más allá de lo que se le quiere preguntar o si se puede hacer una tarea escolar con esta IA (que se es posible), su potencial abre camino para replantear la forma en que se hace investigación o se indaga en cosas tan cotidianas como recetas de comida o escribir ensayos.

 

Trabajadores de educación en Estados Unidos han advertido que esto representa un nuevo reto educativo, pues al ser de libre acceso, los estudiantes pueden abusar de su uso y verlo, más que como una herramienta, como una vía fácil para la elaboración de tareas que no se tomarán el tiempo de revisar ni verificar, sumado a la sintaxis tan exacta y legítima que entrega.

Notas Relacionadas