Mono sacrificado apunta a diplomacia temprana entre mayas y Teotihuacan

Foto: Pixabay

Un espécimen femenino de mono araña, atada y sacrificada hace unos 1.700 años, fue un regalo especial que apunta a un vínculo diplomático temprano entre los mayas y los gobernantes de la poderosa ciudad de Teotihuacan (México, centro), comentó a la Agencia Sputnik la autora principal del estudio sobre el hallazgo del fósil y otros elementos, Nawa Sugiyama.

 

"El descubrimiento muestra un escenario muy diferente del descrito en los registros epigráficos en la región maya, donde existen eventos confirmados históricamente de guerreros de Teotihuacan 'llegando' a la ciudad de Tikal (Guatemala, norte) e interfiriendo directamente en la sociopolítica maya", explicó la zooarqueóloga en un correo a esta agencia.

 

El equipo multidisciplinario que halló el lugar de sacrificio en el Complejo Plaza de las Columnas, donde también apareció un esqueleto de un águila dorada, el cráneo de un puma, serpientes y pequeños pájaros, dató los huesos entre los años 250 y 300 de nuestra era.

 

Este sacrificio del mono araña, un "regalo especial" a Teotihuacan según la también profesora de la Universidad de California – Riverside, muestra que las dos culturas milenarias estaban ya en contacto un siglo antes de los registros conocidos en territorio maya sobre intercambios con dicha urbe, antes de que se convirtiera en una civilización dominante, .

 

La llegada de un emisario de Teotihuacan fue registrada por los mayas el 14 de enero del año 378, un acontecimiento al que llamaron "Entrada".

 

La ofrenda en el complejo del lado oeste de las pirámides de la Luna y el Sol, que además de los fósiles contenía granos locales y de otras regiones, así como piedras preciosas, data de casi un siglo antes.

 

"Junto con el mono araña hay otras ofrendas tanto locales (por ejemplo, puntas de obsidiana, otras piedras verdes) como extranjeras (conchas, piedras verdes que incluyen jade) que eran similares en calidad a otros lugares de sacrificio encontrados en la Pirámide de la Luna, la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Serpiente Emplumada (Quetzalcóatl). Pero como el único contexto con un mono araña completo identificado en Teotihuacan hasta el momento, sí fue un regalo especial", explicó Sugiyama.

Notas Relacionadas