De la charrasca al R-15, estas son las armas que usan los delincuentes

Foto: Enfoque

El mercado de armas en Puebla, hechizas, ilegales e improvisadas, es amplio cuando se observan los diferentes tipos de objetos que son asegurados por los cuerpos de seguridad pública en la entidad.

 

Aunque las armas de fuego son las más empleadas por los delincuentes, sus opciones no se limitan a este tipo de instrumentos y también emplean otras opciones menos sofisticadas.

 

En una revisión hemerográfica hecha por Imagen Poblana se puede constatar que, constantemente, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal así como la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio de Puebla detienen a sujetos que llevan consigo algún tipo de arma.

 

Las armas de fuego que más son aseguradas son las calibre .38 súper, .22, 9 milímetros y las tipo escopeta, que según por la observado son las preferidas de los narcomenudistas.

 

Conseguir un arma de fuego en el mercado ilegal no es complicado cuando se está distribuyendo droga; no obstante, debe recordarse que los permisos para obtener un arma de fuego de forma legal son muy estrictos y muy pocas personas pueden acceder a ellas.

 

Algunos delincuentes optan por llevar consigo réplicas, que son estructuras metálicas construidas con las mismas características que un arma de fuego, generalmente tipo escuadra, las cuales a la vista cumplen con simular que se trata de una pistola, aunque en su interior carecen de todo el mecanismo.

 

Este tipo de réplicas son las más estructuradas aunque existe otra variante como son las armas de juguete, que son copias de arma de fuego que no son idénticas a los modelos existentes, y que en lugar de estar hechas de metal son elaboradas principalmente de plástico.

 

Tanto las réplicas como las armas de juguete utilizadas en la comisión de un delito pueden ser valoradas como si se tratara de armas de fuego normales, según la valoración del juez encargado de resolver la causa.

 

Además de este tipo de armas que suelen usarse para realizar trabajos “pequeños”, existe evidencia periodística de que células del crimen organizado operan con otro tipo de armamento, en su mayoría rifles de asalto de alto poder.

 

Entre dichos instrumentos, que son de uso exclusivo del Ejército, existen dos modelos predilectos, documentándose casos de personas detenidas en posesión de fusibles AR-15 y AK-47, este último mejor conocido como “cuerno de chivo”.

 

Las armas blancas

 

En el abanico de posibilidades para hacerse de un arma por parte de los delincuentes, también están las “armas blancas”, que son de más fácil acceso pero igual de peligrosas que las armas de fuego.

 

Navajas y cuchillos son el tipo de instrumentos más utilizados para robo a transeúnte, asalto a transporte público y otros delitos menores.

 

Sin embargo, su uso también puede derivar en la muerte de una persona, como ha ocurrido en casos donde los delincuentes privan de la vida a su víctima al momento en el que se resiste.

 

El uso de la navaja no está reglamentado como tal; sin embargo, en muchos lugares se prohíbe el acceso con este tipo de objetos, aunque en algunos de sus casos se justifica su posesión por ser considerados artículos de supervivencia.

 

Hechizas e improvisadas

 

Al igual que en las armas de fuego, en las armas blancas también existen los modelos “hechizos”. Las puntas, charrascas u otro tipo de objetos punzocortantes, son empleados por algunos asaltantes, pero también son muy comunes dentro de los penales, y por ello suelen decomisarse cuando se hacen operativos al interior de los centros de reinserción social.

 

Al ser un objeto de fabricación artesanal, cualquier pedazo de fierro puede convertirse en un arma.

 

Existe otro tipo de armas que ha sido detectado por las corporaciones de seguridad pública al momento de la detención de delincuentes, aunque su finalidad original no era el de ser un arma letal.

 

Este es el caso de las pistolas de diábolos y las pistolas de gotcha, las cuales tienen fines deportivos y recreativos pero han sido utilizadas por los delincuentes para cometer fechorías.

 

Por lo que hace a las pistolas de diábolos, estás pueden ser más letales, ya que a corta distancia pueden causar heridas de consideración, mientras que las pistolas de gotcha son consideradas menos agresivas, pero por la forma que tienen algunas de ellas son empleadas por los delincuentes para simular que llevan una pistola real.

Notas Relacionadas